Muchos padres piensan que las fugas se deben a la falta de eficacia de los pañales utilizados pero, a menudo, se trata de un problema de utilización del pañal. Puede tratarse del tamaño o de una mala colocación de este.

ES

Respecto al tamaño, si el bebé lleva un pañal demasiado pequeño, lógicamente habrá riesgos de que este se llene tanto que el líquido desborde por todas partes, y si, al contrario, el pañal es demasiado grande, este no se adaptará perfectamente a la barriga del bebé, dejando un espacio que provocará fugas.

En general, la dificultad de tamaño se presenta para los bebés de 7 a 18 kg, una franja de peso en la que el bebé se encuentra durante un año y medio, es decir, la mitad del tiempo antes de aprender a ser limpio.

Durante esta etapa, algunos bebés, en particular los niños, tienen flujos abundantes y dirigidos, es decir que la orina se concentra en la misma zona del pañal. Por este motivo se inventó la talla 4+ de Tidoo. La talla 4 corresponde al que tiene mayor amplitud de peso, por lo que se utilizará durante más tiempo, y la talla 4+ es la versión creada especialmente para los flujos abundantes y dirigidos.

Por otra parte, es posible que el pañal esté mal colocado por diferentes motivos.

Los fruncidos de los lados no son únicamente decorativos. Se deben estirar para liberar la barrera absorbente y que esta se ajuste a los muslos.
m840-tidoo-t4-mesproduits-sante-com-0671538001379514945

Además, las cintas extensibles no se deben estirar al máximo ya que podrían apretar demasiado la barriga del bebé lo que resultaría incómodo. Se deben estirar las cintas de manera que el pañal se adapte perfectamente a la barriga del bebé.

Información a tener en cuenta 

  • Escoger la talla que corresponda al peso de su bebé para evitar fugas
  • Estirar correctamente los fruncidos de los lados para no dejar escapar la orina
  • No estirar demasiado las cintas extensibles para no comprimir la barriga del bebé
  • Elegir la talla 4+ para los niños pequeños o los bebés con flujos abundantes o dirigidos